Longitud: 5,3 kilómetros.
Dificultad: media
Tipo: Circular
Recomendaciones: Ir provistos de botas ligeras, ropa cómoda, agua y si se quiere visitar la cueva de linternas.

Salimos de la Plaza de La Baronía e iremos descendiendo por las calles del pueblo en dirección al río Turia. Cruzamos el mismo por el puente “Los Huertos”, desde allí podremos observar la huerta vieja de Chulilla.

Seguimos de frente y llegaremos hasta los pies del monte del Frailecico. En este punto comienza el Cañón del Turia, que se extiende río arriba hasta el mismo pantano de Loriguilla. Ya subiendo por el sendero, dejaremos a nuestros pies, en el río, el remanso de “las Mulas” o “las Canales”. Dicha zona, es conocida como “Trascastillo”. Siguiendo nuestro camino llegaremos a la “Cueva del Gollisno” primer punto de destino. Esta cueva recoge las aguas de “la Punta” y en las épocas de lluvia cae por ella una impresionante cascada. En el pasado esta cueva era utilizada por los pastores, para encerrar el ganado por las noches.

Si volvemos por nuestros pasos, un poco más arriba encontraremos la llamada “Cueva del Tesoro”, hemos de ir con cuidado y fijarnos para no pasarnos, pues la cavidad de entrada es muy pequeña y se disimula con el terreno. Para acceder a ella tenemos que hacerlo casi en cuclillas e ir incorporándonos poco a poco. En esta cueva se ha de ir con PRECAUCIÓN ya que tiene varias plantas por lo que se recomienda ir provistos con linternas y cuerdas. No se recomienda la entrada a inexpertos.