En el interior de lo que fue el antiguo recinto amurallado podemos visitar el antiguo Castillo árabe del siglo XI, del que aún quedan algunos lienzos en lo alto del cerro. También es interesante el muro de la antigua muralla que se conserva en la misma Plaza de la Muralla y, muy especialmente, el Portal de la Muralla, situado al final de la Calle Mayor. Fue construido este último en el siglo XIV en sillería de piedra arenisca y arco de medio punto, perteneciendo el escudo que vemos en la clave del arco a Ximén Pérez d'Arenós, primer Barón de Andilla.

Continuando con nuestro recorrido medieval, ya fuera de lo que fue el núcleo amurallado encontramos varios elementos dignos de visitar. Saliendo por el Portal de La Muralla y siguiendo el camino que baja hacia El Río de Andilla nos encontramos con el más interesante de todos ellos, el Puente Medieval (s. XIII-XIV), por donde pasaba el Camino Real que unía Valencia con tierras aragonesas. Tras cruzar el puente podemos seguir recto para ver los restos del Molino Viejo y más adelante la Cruz de la Horca (XVI-XVII), ya de camino a La Pobleta. Podemos también tomar el camino de la derecha para caminar paralelos al río hasta el curioso paraje de Ojomar. Allí podemos contemplar dos acueductos, aunque del más antiguo de los dos, de origen árabe, quedan sólo unos restos. Más adelante nos encontramos con un tramo empedrado de calzada medieval, así como la acequia de origen árabe que la cruza. La mencionada Ruta Medieval de Andilla permite visitar todos estos lugares y algún otro monumento como la Cruz de Andilla (s. XV), en un recorrido circular con principio y fin en la Plaza de la Muralla. Esta ruta es muy recomendable si disponemos de al menos dos horas para la visita.