Entre todo el patrimonio etnográfico alcublano destacan Los Molinos, tanto por su singularidad como por su estado de conservación. Se trata de dos molinos de viento harineros del siglo XVII, de eje horizontal y planta circular, dentro de la tipología del molino mediterráneo. Están situados sobre el cerro que existe inmediatamente al este de la población. Un dato sorprendente es el grosor de sus muros de piedra, que se acercan a los dos metros en la base. En 2.008 fueron objeto de una restauración que evitó su degradación y los dejó en el estado que hoy podemos contemplar. Se proyecta coronarlos con techado y aspas de la época. Al lugar, que cuenta con zona de esparcimiento y magníficas vistas.

Acceso: se puede acceder a pie desde el pueblo o en vehículo por la CV-245 en dirección a Altura, desviándonos a la derecha por un camino señalizado que hay nada más pasar el cruce de la CV-235.