En la plaza de la Iglesia, se encuentra el edificio más emblemático del municipio, la Iglesia Parroquial de San Antonio Abad (s. XIII-XVII). Desde el exterior destaca la torre campanario, de más reciente construcción que el resto del edificio ya que tuvo que ser reconstruida tras su hundimiento, causado por un incendio en 1.946. En su interior vemos que los muros de carga son de sillares de piedra (s. XV). Destaca el retablo mayor, así como las pinturas murales que hay a ambos la dos del altar: la de la Crucifixión, de estilo románico, data del s. XIII, mientras que la otra, sobre San Antón, es del XV. De entre las numerosas imágenes que contiene la iglesia destacamos una escultura del Santísimo Sacramento realizada en tiza por un vecino, así como el cristo del s. XV que hay en la sacristía.