El senderismo es una actividad perfecta para casi cualquier época del año, ya que permite disfrutar de la naturaleza mientras descubres alguna ruta en compañía de familia o amigos. Además, dependiendo de la experiencia y forma física de cada uno, se pueden realizar rutas de diferentes grados de dificultad.

Aquí vienen algunas recomendaciones para planificarse antes de realizar una ruta:

1. Antes de escoger una ruta es importante tener en cuenta las condiciones físicas de las personas que vayan a realizarla, si van niños o si alguien del grupo tiene algún problema de movilidad. Estos pueden ser factores condicionantes para realizar la ruta.­

2.  Si se es principiante en esto del senderismo, lo recomendable es comenzar con una ruta sencilla e ir incrementando la dificultad y la distancia a medida que se adquiere práctica y forma.

3. Es importante decidir la distancia de la ruta, el desnivel del camino o si existen puntos durante la ruta de parada obligatoria para realizar descansos o simplemente disfrutar del entorno. También hay que tener en cuenta si la ruta es circular o no, para planear la manera de volver al punto de inicio.

4. Para encontrar una ruta adecuada a las capacidades o preferencias de cada uno, sirven de ayuda páginas Web como Wikiloc o Wandermap que pueden ser de gran utilidad a la hora de preparar rutas de senderismo ya que, ofrecen diferentes filtros de búsqueda, mapas y fotos tomadas por usuarios que ya han realizado la ruta previamente. También incluyen comentarios de usuarios que pueden ser de gran utilidad para decidirse por una u otra ruta.

5. Si es la primera vez que se realiza una ruta concreta, es aconsejable llevar algún tipo de información cartográfica como un mapa, un GPS o una brújula. Por mucho que se trate de un sendero señalizado, es fácil desorientarse en algún momento.

6. Es conveniente establecer el tiempo en el que se pretende realizar el recorrido para preparar la mochila con agua y comida suficiente para todo el trayecto.

7. Finalmente, es indispensable tener en cuenta la situación climatológica para poder elegir la ropa y el calzado apropiados. Además, es recomendable evitar las horas de más calor en verano, y tener en cuenta la duración de la ruta en invierno para que no oscurezca durante el recorrido.